25/11/10

EL CUMPLEAÑOS DE RODARI

Se cumple una década de mis colaboraciones con el CRA (Centro Rural Agrupado) Alborache-Macastre. Y, en esta ocasión, nuestro proyecto ronda en torno a Gianni Rodari bajo el título:
PIEDRAS EN EL ESTANQUE

Una vez coordinado el trabajo inicial con el profesorado, lanzamos al alumnado la primera piedra (totalmente libre de culpa). El viernes 22. 10. 2010, aparece en todas las aulas un enigmático cartel festivo:
“RODARI CUMPLE MAÑANA 90 AÑOS.
¡FELICIDADES, RODARI!”
Una avalancha de interrogantes, preguntas y curiosidades se apodera de ambos aularios:
Pero ¿qué o quién es Rodari?
Desde el grupo de los más pequeñitos (3 años) hasta el de 6º E.P. (11 años) surgen las ondas en el estanque en forma de especulaciones, fantasías, hipótesis e imaginación. Los más chiquititos se preguntan cuánto es 90. Hay que averiguar si son muchos o pocos años... y comienzan a contar, comparar y calcular. En otras aulas de E.I. se barajan mil hipótesis:
Yo creo que es una mujer muerta./ ¿Y cómo se celebra un cumpleaños si está muerta? No puede soplar las velas./ Yo voto que no está muerto. Es un hombre./ Es un caballero. Las chicas no son caballeros./ Es un hombre porque las chicas no llevan “r”./ Pues yo soy chica y llevo “r”. ./ Tiene rizos, porque el nombre de Rodari es de rizos. Y tiene barba porque es un anciano. Rodari es como una rueda, pero suena más a rizo... Papá Noel nos ha traído esta nota./ A lo mejor Rodari ha sido un rey moro. Jaume I, el de la palometa./ Es un mono o un indio. Una gallina. Un unicornio. Una moto./ Yo creo que ese chico que nos ha invitado es un caballo./ ¿Y cómo soplará la tarta un caballo?/ Es un leopardo de nieve...
Los más pequeños de Primaria apuntan la palabra Rodari para no olvidarse, porque ya empiezan a llamarlo Rodríguez. En cualquier caso, Rodari es redondo y suena a rueda por todas partes, a redondel, a meteorito, a carreras, a juego de ruleta y hasta a un ratón coleccionista de ruedas. Una niña de 1º acude preocupada a un aula de Infantil para asegurarse de que su hermanito no se está perdiendo el acontecimiento rodariano. Se barrunta que puede ser francés o mexicano. Que debe ser un artista, un monstruo o tal vez una momia del desierto. Se debate sobre si estará vivo o muerto a semejante edad. Confeccionan regalos para él, tartas, retratos...

En 4º algún avispado levanta sospechas: ¡Esto suena a Ana-Luisa! Sí, sí, debe ser “alguien” de Ana-Luisa. En el recreo de la mañana se buscan pistas por el patio, papelitos pequeños que vuelan por el suelo y en los que se rastrean pistas secretas. El apetito está servido. Sin que nadie se lo pida, todos se lanzan a investigar en Internet, a preguntar a las familias, a aportar e intercambiar información por las aulas y libros escritos por Rodari que les urge leer. Con los más mayores (5º,6º), un sencillo dato biográfíco de Rodari provoca otra oleada de ondas en el estanque: él comenzó su ejercicio del magisterio dando clases particulares de italiano a niños judíos huídos de Alemania. Querían saber por qué huían, de qué. Resultado: laaargas conversaciones sobre los tres grandes dictadores europeos de la época, la II Guerra Mundial, historias al respecto llevadas al cine, a la literatura…
¡¡¡Inagotable Rodari!!!
(Pero esta entrada ya ocupa un espacio excesivo. Continuará.)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó el proyecto cuando te lo escuché en el cinefórum, y ahora me ha encantado el comentario del avispado "esto suena a Analuisa"...¡divertidídimo!

...intenté hablar sobre la existencia de este tipo de iniciativas, de tu iniciativa...y mi gozo en un pozo....sirva de ejemplo sobre la dificultad de incorporar educación disfrazada de creatividad a la universidad. QUÉ TRISTE :(

amanda

TaminoTitiriteros dijo...

jajaja! eso si que es despertar la curiosidad. Me ha gustado mucho lo de Rodari suena a rueda, es verdad, rueda rodari por la imaginación